Viva la libertad!
Por Elina Aguirre
Hace tiempo me topé con una foto, en realidad con unas cuantas, pero en una aparecía la palabra “libertad”. Me detuve porque tenía en mente la preocupación por un texto que debía escribir sobre la palabra “libre”. En la foto, unos pibes, mejor dicho, unos muchachos sostienen carteles que dicen “viva la libertad!” Me quedé pensando. ¿Qué querrán decir? ¿“Viva (usted) la libertad”?, sería una paradoja exigirle a alguien que sea libre. ¿O querrán decir que la libertad está viva? ¿O será una celebración? Viva, viva, viva la libertad! Aunque en la foto no están tan contentos, o por lo menos no especialmente sonrientes. Evidentemente no se parece a uno de esos posters de los noventas. Para nada. Podría ser una celebración, sí.
Quizá para entender mejor fui inmediatamente a las otras fotos. En todas se ve a cada uno de estos muchachos en distintas situaciones, cada uno por separado en una foto distinta: cerca del mar con una especie de caña como enganchando a alguien que se está por lanzar; en una montaña nevada oteando el paisaje; en la calle al lado de un auto; navegando en un velero… Pero los muchachos en verdad no están en esos lugares (bueno, pondría entre comillas este “no están”). El truco es que la imagen de estos paisajes es proyectada sobre una pared, y la foto toma a un muchacho delante de la proyección haciendo como si estuviera ahí (pero como decía Walt Whitman en una poesía escrita para un lector del futuro: “no tengas demasiada seguridad de que no estoy contigo”[1]). El efecto, conmovedor, de la foto (como el de la poesía), el efecto de estos auténticos dispositivos, es que ese muchacho está ahí (como Whitman está a nuestro lado mientras leemos su poema). El efecto se produce en el que ve o lee y en el que realiza la imagen o la poesía, al mismo tiempo (de un tiempo sin tiempo).


Estos muchachos están presos[2]. Pero sin embargo pareciera que la libertad, allí, entre ellos, que son fotógrafos, productores de imágenes, de metáforas (¿las metáforas no son acaso la libertad de las palabras?), está viva. Viva la libertad! Allí la libertad es una operación, un efecto, un dispositivo, una relación, una metáfora, pero también es algo que vive sólo si hay creación. 
Esos muchachos se dan cita en un mismo lugar, en condiciones de encierro, un mismo día, cada semana, a la misma hora, para hacer más o menos lo mismo, a un cierto ritmo, y ahí abren una raja en el espacio, un abismo en el concreto, que conecta a dos en un mismo instante creando un efecto libertad. Uno que está supuestamente en libertad, digo, que no está preso, mira esas fotos y es tocado por ese efecto libertad. Como Whitman, nos buscamos… nos buscamos en otro sitio del que nos toca vivir.  

    


[1] Me alegra que haya aparecido así, mientras escribía, esta relación entre las fotos y la poesía de Walt Whitman. La poesía de Whitman es maravillosa, nunca la había asociado con la palabra libertad. Acá va completa:
Lleno de vida, hoy, compacto, visible,/Yo, de cuarenta años de edad, el año ochenta y tres de los Estados,/ A ti, dentro de un siglo o de muchos siglos,/A ti, que no has nacido, te busco./Estás leyéndome. Ahora el invisible soy yo,/Ahora eres tú, compacto, visible, el que intuye los versos y el que me busca,/Pensando lo feliz que sería si yo pudiera ser tu compañero./Sé feliz como si yo estuviera contigo. (No tengas demasiada seguridad de que no estoy contigo).
[2] Y además forman parte del proyecto de Foto Crazy que se desarrolla en la Unidad Penitenciaria 11, ubicada en Piñero, Provincia de Santa Fe.

"Costanera" de Ale Leal







Presentamos Costanera, la publicación de Ale Leal en Agatha Costure/Belleza Fiorito





Fotos de la publicación de Ale Leal
Ver más en el facebook


           





Puede ser

Presentamos el #2 de Foto Crazy,
Puede ser, noviembre 2015









El 3 de diciembre a las 19hs en Mal de Archivo, se presentó la 2º publicación de Foto Crazy: PUEDE SER.

Durante este año hicimos un proyecto junto a Guillermo Ueno, basado en establecer correspondencias entre afuera y adentro de la cárcel, a través del intercambio de fotografías, escritos, videos, lecturas y otras gracias.

Una edición de ese material fue reunido y publicado en esta revista.

Colaboran en este número:




Alexis López/ Ariadna Lasser/ Ariel Quiroz/ Azul Silva/ Belén Datwiller/ Carlos Sánchez/ Celeste Mandrut/ Cristian Gastaldo/ Damián Pinat/ Eugenia Corriés/ Florencia Llarull/ Francisco Bertschi/ Guillermo Ueno/ Héber Aguero/ Ignacio Maldovan/ Juan Linch/ Julieta López/ Laura Belvedere/ Leal Paz/ Marcelo Ledesma/ Mariana Fernandez/ María José Guillaumet/ Martín Sobré Pereyra/ Matías Cajal/ Matías Ferreyra/ Nelson Santa Cruz/ Nora Lía Pastorini/ Osvaldo Rodriguez/ René Gonzales/ Rocío Heine Galli/ Rolando Salas/ Rubén Correa/ Rubén Frare/ Paula Aguirre/ Paula Scaroni/ Patricio Carroggio/ Sebastián Vitale/ Soledad Manrique/ Tulio Rodriguez/ Valeria Galliso/ Vanesa Gato/ Victoria Sayago.


Imágenes de la presentación:







Mirando esta foto puedo ver la armonía de un hombre que pareciera tener toda la felicidad que quisiera. Se ve la libertad y la paciencia. Se ve la espera.
Me hace imaginar que uno puede vivir una vida sana y sin necesidad de este sistema que nos oprime.
Quisiera estar en el lugar de este hombre sin preocupaciones ni nadie que me moleste. Podría ver la noche, el río, la luna, las plantaciones de árboles, todo en un solo lugar.